Cómo pronunciar el latín (I)

A la hora de cantar repertorio sacro nos podemos encontrar con la barrera de un idioma que, aunque nos es familiar, puede presentar algunas trabas en su pronunciación: el latín. Hoy os traigo un tutorial fantástico para resolver dudas y aprender a pronunciarlo correctamente para el canto. Para ello he podido contar con la ayuda y asesoramiento de mi gran amigo Paco Solano, cuya voz vais a escuchar en los audios que os hemos preparado.

Lo primero que hay que aclarar es que en la actualidad la lengua latina se pronuncia en consonancia a la fonética de los idiomas modernos. Por ello podemos hablar de una pronunciación española, italiana, alemana… del latín.

¿Cuál elegir? Pues dependerá de vuestro director, del criterio que utilice y de su gusto personal. Pero lo importante es que utilice siempre la misma a lo largo de toda la obra: no tiene sentido comenzar el Introito del Réquiem de Mozart cantando un latín alemán, para luego cambiar en el Kyrie a un latín español.

Como norma general se usa la pronunciación italiana o all’italiana, y esa es la que os voy a explicar aquí con muchos ejemplos. Vais a encontrar la palabra escrita en latín en el recuadro azul oscuro, su transcripción fonética entre barras inclinadas en el recuadro azul claro y a continuación un audio para que podáis escuchar cómo se pronuncia.

iuxta

/iuxta/


Las vocales en el latín all’italiana

Vamos a empezar con la pronunciación de las vocales. Ya veréis qué sencillo:

Las vocales A, E, I, O, U se pronuncian igual que en castellano:

A E I O U /a e i o u/

Los diptongos AE y OE se pronuncian siempre como una E española /e/

aedificare

/edificare/

portae

/porte/

terrae

/terre/


La excepción la encontramos cuando se usan palabras extranjeras de origen hebreo, normalmente nombres nombres propios. En estos casos se pronuncian las dos vocales del diptongo:

Israel /israel/

También son muy frecuentes los diptongos AU y OU:

claudere

/klaudere/

prout

/prout/

aurum

/aurum/


La U que sigue a las consonantes Q o G se pronuncia siempre, formando diptongo con la vocal que le sigue:

quare

/kuare/

quisquam

/kuiskuam/

requiem

/rekuiem/

sanguine

/sangüine/


Exceptuando estos dos casos, en latín vamos a encontrar muchas palabras en las que aparecen dos vocales juntas en una misma palabra, pero que cada una está en su propia sílaba. Por ejemplo

tua

/tu-a/

requiem

/re-kui-em/

eis

/e-is/

filius

/fi-li-us/


La I consonántica equivale a la J, y muchas veces es sustituida por ella en la escritura. Se pronuncia como la /y/ griega y mejor como una /i/ española muy breve o rápida. Por ejemplo:

Ierusalem
Jerusalem

/ierusalem/

Iesus
Jesus

/iesus/

iuxta
juxta

/iuxta/

Y hasta aquí con las vocales. En el próximo post entraremos de lleno en la pronunciación de las consonantes. ¡Hasta pronto!


¿Qué te ha parecido este artículo?

Puntuación: 4 de 5.

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s